Gamificación en el aula
25 febrero, 2016
Cursos gratuitos para trabajadores
10 marzo, 2016
Mostrar todo

Seamos positivos

Ser optimista y mantenerse positivo ante todos los aspectos de la vida es una actitud que debería inculcarse cuanto antes a los más pequeños. Un correcto desarrollo emocional es tan importante como cualquier otro tipo de enseñanza y debe ser trabajado como tal. Un docente ha de transmitir esa positividad para que los alumnos puedan desenvolverse en el aula de una forma cómoda, sin ningún tipo de inhibición, y que además esta actitud pueda servirles como ejemplo cuando salgan de la escuela. Hoy proponemos unas sencillas pautas para hablar en positivo a los alumnos y lograr ese efecto de confianza del que estamos hablando, no olvidemos que son las personas con una buena actitud ante la vida las que superan cualquier tipo de adversidad.

Pensemos por un momento en la cantidad de órdenes que damos a los niños a lo largo del día. “No corras”, “no grites”, “siéntate”, “haz los deberes” o “pórtate bien” les suena de algo, ¿verdad? Un niño, ante semejante aluvión de imposiciones, terminará por hacer oídos sordos, ¿quién no lo haría? Probemos a verlo desde otro prisma y cambiemos la forma de dirigirnos a ellos, podemos lograr un mejor resultado si reducimos las órdenes y reformulamos lo que queramos decir sin que sea una orden. Está claro que es imposible eliminar por completo las expresiones imperativas y que alguna tendremos que utilizar, son niños al fin y al cabo, pero sí podemos transformar muchas de las que utilizamos.

Quizá no nos demos cuenta de que cuando hablamos con los más pequeños estamos en una posición elevada que otorga un grado inconsciente de superioridad. Para hablar con ellos de algo importante deberíamos agacharnos o ponernos en cuclillas para que sea una conversación de igual a igual. Este simple gesto hará que sea una conversación sincera y positiva.

Ahora centrémonos en la autoestima de un niño, ¿creen que las expresiones negativas, que utilizamos más de lo que deberíamos, le ayudan en algo? Todo lo contrario, no somos conscientes de hasta qué punto pueden afectar a su desarrollo y a su vida futura. Si estamos constantemente repitiendo ese tipo de calificativos el niño los irá interiorizando hasta hacer aflorar eses tipo de actitudes, lo que se suele llamar profecía autocumplida. “Eres un desastre”, por ejemplo, es una frase que se una con mucha asiduidad y que no hace ningún bien, muchos niños son distraídos pero no por eso son un desastre. Eliminemos cualquier tipo de expresión negativa e intentemos sacar lo positivo de cada actitud.

Hay muchas tareas que a los niños les resultan más tediosas, ¿por qué no convertirlas en algo divertido? Utilicemos su imaginación para convertir las actividades menos populares en algo entretenido, está en nuestras manos propiciar ese ambiente positivo. No conseguiremos nada si remarcamos los aspectos negativos de recoger la clase, por ejemplo, hagamos de esa tarea un juego.

Ser positivo es una actitud ante la vida y esto son solo unos pequeños consejos para empezar a poner en práctica una ambiente deseable en cualquier aula. No olvidemos que está en nuestra mano ser capaces de sacar lo mejor de cada uno de nosotros y eso se verá reflejado a nuestro alrededor. Ya lo decía Winston Churchill: “Soy optimista, no parece muy útil ser otra cosa”, y la verdad es que no podría estar más de acuerdo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies