Campaña recogida de juguetes
Campaña solidaria de recogida de juguetes 2016
2 noviembre, 2016
Intensivos de Navidad
Intensivos de Navidad en Piquer Enseñanza
4 noviembre, 2016
Mostrar todo

Realidad virtual, el futuro de la educación

Realidad virtual, el futuro de la educación

Realidad virtual, el futuro de la educación

 

Nos encanta hablar de traspasar las fronteras de la educación tradicional y encontrar nuevas formas para lograr una motivación extra en el alumno. Dos ingredientes de los que goza el mundo de la realidad virtual, un sistema que va más allá de la aplicación en cine o videojuegos y que tiene su punto de mira centrado en el ámbito educativo. Según Business Insider, el mercado de los visores de realidad virtual moverá unos 2500 millones de euros para el año 2020, jugoso aliciente para que empresas de todo tipo hayan comenzado a adaptar sus productos al mundo digital. No hay duda de que un mundo de posibilidades casi ilimitadas se abre ante nosotros, pero ¿qué puede aportar al conocimiento y al desarrollo de las mentes del mañana?

Es cierto que la innovación tecnológica ha conseguido atragantar a algún que otro docente defensor de la enseñanza tradicional, aunque no hay motivo para que dos métodos de educación estén enfrentados, es más, una combinación de estos podría ser mucho más efectiva que cualquiera por separado. Pensemos en los beneficios que supondría mezclar la enseñanza en tercera persona, la que sitúa al alumno como mero espectador pasivo, y sumergirlo en un mundo en primera persona en el que le sea posible asimilar conceptos mediante experiencias inducidas y directas. Representar espacios en tres dimensiones para observar lugares que no serían accesibles de otra manera, recrear momentos históricos, o explicar ideas abstractas, son solo alguna de las aplicaciones que la realidad virtual nos brinda.

Qué decir del entusiasmo que despierta en los jóvenes una enseñanza de estas características, la curiosidad pasa a ser el eje central de la educación y la efectividad de cada clase se multiplica exponencialmente. ¿Y qué es la educación sino despertar el interés de los alumnos por las materias que se imparten en el aula?

Se puede dar lugar a pensar que la realidad virtual requiere unos equipos sofisticados con un coste desorbitado, pero en realidad es todo lo contrario. La evolución de la tecnología ha permitido desdibujar las fronteras económicas y ofrecer experiencias virtuales con un Smartphone y unas gafas para tal dispositivo. Además, con estos elementos, es posible estudiar con los mismos recursos una vez el alumno salga del aula.

Está claro que no hay nada como aprender mediante la experiencia, y si a esta se une el entretenimiento, significa haber dado un gran paso. Poder trasladar a los alumnos al interior del cuerpo humano, vivir en primera persona discursos históricos como el de Martin Luther King, o incluso la posibilidad de visitar la superficie de otros planetas, no es comparable a mostrar estas lecciones mediante texto e imágenes.

Tampoco se trata de mostrar únicamente, la posibilidad de incluir un interfaz que permita interactuar al alumno con el entorno virtual que le rodea logra un paso más en el aprendizaje. Ya no estamos hablando de la ventana estática que es la pantalla de un ordenador, se trata de vivir situaciones hasta ahora imposibles. Pensemos en la infinidad de aplicaciones, no es para tomárselo a la ligera.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies