Electrónica Keld
Soluciones tecnológicas a medida con electrónica Keld
23 mayo, 2017
Taller “Entrenarse para entrenar”
Entrenarse para entrenar con Isabel Bernal
25 mayo, 2017
Mostrar todo

La legendaria guerra de los caballos

La legendaria guerra de los caballos

La legendaria guerra de los caballos

 

Hubo una vez, hace tanto tiempo que casi nadie lo recuerda, que todos los caballos eran o negros o blancos. Respetaban a los demás seres vivos, pero se odiaban entre sí, por lo que ambos grupos se mantenían apartados: los negros vivían en las laderas orientales de un gran río y los blancos en el lado opuesto.

Un día los caballos negros se prepararon para acabar con todos los caballos blancos y cruzaron el río para atacar a los caballos blancos. Comenzó la guerra. Y duró mucho, mucho tiempo. Los caballos de ambas razas que querían vivir en paz se internaron en lo más profundo de las montañas del norte tras ver cómo sus hermanos ignoraban sus ruegos para detener aquella absurda guerra.

Pasaron años de batallas, alimentadas por el odio mutuo que se tenían, ningún animal pudo convencerles de firmar la paz y lucharon hasta que no quedó ni un solo caballo vivo.

El Reino de los animales lloró y lloró a causa de la tragedia. Y durante siglos no se volvió a ver a ningún caballo sobre la Tierra.

Hasta que un día, los nietos de los nietos de los nietos de los caballos pacíficos salieron de su exilio en el corazón de las montañas. Eran grises. Otros negros moteados, otros blancos con manchas ¡Y otros de muchas más bellas combinaciones de colores!

Desde entonces los caballos han vivido en paz. Fin.

Elsa dejó de leer y miró a la clase. – Esta historia significa que debemos aprender a querernos y respetarnos los unos de los otros sin importar el color de nuestra piel, todos somos personas como los caballos eran todos caballos- Algunos se miraban los unos a los otros, otros asentían, un chico le dio una palmadita a otro y sonrieron –Es vital que entendamos que si nos esforzamos por hacer cosas que nos hacen sentir bien, hemos de intentar hacer esas cosas que nos hacen sentir bien- Alguno no entendía muy bien esto último –Lo que quiero decir es que Hassam es mi mejor amigo y Mbambe es el novio de Marta como todos y todas sabéis. Muchos de vosotros y vosotras jugáis en los mismos equipos de fútbol o baloncesto, y muchos os divertís haciendo cosas juntos- la clase entera miraba con total atención a Elsa bebiendo de cada una de sus palabras – Todos y todas somos esos caballos exiliados y ahora que hemos bajado de la montaña tenemos que transmitir nuestro mensaje de respeto y amistad-.

Elsa miro a la clase fijamente con convicción. La profesora, a su lado, empezó a aplaudir, al instante toda la clase se unió al unisonó en coral aplauso.

En la clase de al lado, Juan le pasó a Lucas una nota, como hacía en tantas ocasiones. Se oían aplausos y bullicio al otro lado del pasillo. Juan le miró con gesto contrariado, tras desdoblar el papel leyó:

-Ya están los monos aplaudiendo a la reina de las bananas.

Juan no rio, sólo escribió un papel que le lanzo enfadado a la mesa.

-Elsa me gusta mucho y tú tienes menos cerebro que una piedra. Nunca te enteras de nada. Hasta que no cambies búscate otro amigo.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies