Tiempo de ocio en el Colegio de Verano Piquer
Tiempo de ocio en el Colegio de Verano Piquer
19 julio, 2017
I Congreso de Liderazgo Virtuoso para la Educación
I Congreso de Liderazgo Virtuoso para la Educación
25 julio, 2017
Mostrar todo

Estudiar en verano y no morir en el intento

Estudiar en verano y no morir en el intento

Estudiar en verano y no morir en el intento

 

Tal y como afirma David Ariño, vicepresidente de Fundación Piquer: “Las notas a final de curso son el resultado de un proceso que se ve venir; lo que pasa es que a veces los padres son tan optimistas como los hijos y esperan el milagro en el último momento”. Una gran cosecha de suspensos suela sacar a la luz los “ya te lo advertí”, acompañados de un verano de reclusión para los estudiantes que no tienen más remedio que ponerse a estudiar durante los meses de su bien merecido descanso. Es una situación difícil de afrontar para ambas partes, pero sin duda hay que mantener la calma para centrarse en la consecución de los objetivos académicos que han quedado pendientes. A continuación hablaremos de una serie de recomendaciones para estudiar en verano y no morir en el intento.

El primer consejo va para los padres y es tan sencillo como mantener la calma. Se ha de hablar, exponer y escuchar, no dejarse llevar por los reproches o los comentarios negativos. Hay que transmitir ánimo, pero mantenerse firme en las posturas o los pactos acordados durante el curso. No olvidemos que somos su mayor apoyo para conseguir los objetivos propuestos.

La primera recomendación para los alumnos, y quizá la más importante, es programar los tiempos de estudio. No tener horarios establecidos, sobre todo durante los meses de julio y agosto, requiere que el estudiante planifique bien los tiempos dedicados al trabajo y al ocio para tomar conciencia de lo que supone superar una asignatura determinada. Hay tiempo para todo si hay una buena planificación.

Y tan importante como delimitar los tiempos de estudio es respetar ese plan establecido, de nada sirve elaborar un itinerario que no se va a seguir. Pide a tus amigos, familia y pareja que respeten tus tiempos de estudio y no molesten durante tus horas de trabajo. De esta manera se eliminan distracciones potenciales y se podrá aprovechar el tiempo de manera óptima.

También resulta de gran utilidad concretizar las tareas pendientes al máximo. Es decir, si la tarea general es estudiar historia por ejemplo, pormenoriza esa actividad y sé concreto indicando los temas que vas a estudiar ese día y las horas que vas a dedicarle. También ayuda revisar la planificación cada semana, puesto que pueden surgir eventualidades que escapan a nuestro control. Reajusta tu estrategia en función de cualquier obstáculo que pueda surgir e intenta estudiar en el mismo lugar y las mismas horas, es esencial establecer una rutina.

No pierdas de vista unos hábitos alimenticios saludables puesto que son esenciales para rendir bien, tener una buena concentración y potenciar tu memoria. Es recomendable realizar tres comidas diarias y beber al menos dos litros de agua para mantenerse hidratado. Puede parecer que no, pero estudiar requiere un esfuerzo titánico.

Compagina el tiempo de estudio con actividades de ocio, es primordial para tu salud mental y te sentirás mejor a la hora de volver a trabajar. A nadie le gusta sentirse castigado o recluido, no es bueno dedicar el verano exclusivamente a estudiar, todos necesitamos nuestro tiempo de esparcimiento.

Y sobre todo, no te desanimes y no dejes que el estrés gane la batalla. Esa predisposición a la incapacidad de aprobar es producto de nuestra mente. Una buena planificación, una actitud positiva y estos pequeños consejos, te demostrarán lo alto que puedes llegar.

¡Ánimo!

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies