El acoso escolar
12 noviembre, 2015
El pilar básico de la educación
3 diciembre, 2015
Mostrar todo

Actividades extraescolares

En las últimas dos décadas se ha convertido casi en una obligación hacer que nuestros hijos estén apuntados a un sinfín de actividades extraescolares para potenciar su desarrollo. Es normal que los padres quieran brindar la oportunidad a sus hijos de estar más preparados en un mundo cada vez más competitivo, pero estas actividades pueden resultar contraproducentes si sobrecargamos el tiempo de los más pequeños. La pregunta que enseguida viene a la mente es: ¿cómo lograr el equilibrio perfecto?

Hay muchos padres que creen que sus hijos deben estar aprendiendo cosas constantemente y no es así. Los niños tienen muy en cuenta el mundo que les rodea y tienden a interesarse por todo lo que pasa a su alrededor, más que cualquier adulto. Varios expertos en psicología infantil señalan que un exceso de aprendizaje juega en contra del desarrollo de un niño, haciendo que pierdan el interés rápidamente y sean propensos a aburrirse. Algo que debemos evitar a toda costa.

Un error básico en la elección de estas ocupaciones es creer que todos los niños las aprovechan por igual. Hay que optar por una u otra en función de sus gustos y sus aptitudes. No a todos los niños les gusta el fútbol, ni todas las niñas quieren hacer danza, debemos escuchar sus inclinaciones y apuntarlos a cosas que realmente quieran hacer. Por supuesto queda totalmente descartado proyectar nuestras aspiraciones en ellos e inscribirlos en actividades que nos hubiera gustado realizar a nosotros de pequeños, nuestro momento ya pasó.

En ningún momento hay que perder de vista que se trata de su ocio y no de sus obligaciones. Algo muy común que suele ocurrir cuando nuestros hijos realizan clases de algún idioma o que requieren algún esfuerzo más intelectual. Si no tenemos en cuenta que se trata de que se diviertan y aprendan al mismo tiempo, estaremos haciendo un flaco favor a nuestros hijos.

También es importante que el niño pruebe la actividad, que vea si le gusta y se lo pasa bien practicándola. Si no es así, es necesario averiguar el motivo, ya que en algunas ocasiones puede ser un problema de timidez o miedo. Puede ser un buen momento para enseñarle el valor de la constancia y que mejorar en cualquier cosa es cuestión de esfuerzo y dedicación.

Hay extraescolares que pueden resultar más beneficiosas para unos niños que para otros. Las actividades en grupo inculcan valores muy positivos, como el compañerismo y el sentimiento de pertenencia a un colectivo; pueden ayudar mucho a niños con un carácter tímido o que tengan dificultades para relacionarse. Labores individuales, como tocar un instrumento musical, son muy aconsejable para niños más dispersos que tengan dificultad para concentrarse. Hay una actividad idónea para cada tipo de persona.

En cuanto al tiempo que hay dedicar a estas ocupaciones, existe la regla de oro que dice que no conviene superar las 4 horas semanales. Por mucho que a un niño le guste una actividad, puede acabar por aborrecerla si lo saturamos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies